La OMS define el concepto PLAGA URBANA como aquellas especies implicadas en la transferencia de enfermedades infecciosas para el hombre y el daño o deterioro del hábitat y del bienestar urbano cuando su existencia es continua en el tiempo y está por encima del “umbral de tolerancia”. Este umbral es el límite a partir del cual la densidad de población que forma la plaga es tal que sus individuos pueden provocar problemas sanitarios o ambientales, molestias o pérdidas económicas.

Por todo ello, es fácil deducir la evidente necesidad de controlar “las plagas” para evitar los problemas que de ellas deriven.

Nos vamos a referir a las más importantes, al menos por su frecuencia de aparición.

INSECTOS

Cucaracha oriental (Blatta orientalis):

Color negruzco y un tamaño de entre 10 a 25 mm, suelen vivir en zonas donde hay poca luz, restos de comida y humedad. Un sitio ideal son generalmente las zonas de alcantarillado de las ciudades, desde donde salen al exterior, sobre todo por la noche y en las estaciones cálidas pudiendo penetrar a interiores de edificios. Son insectos omnívoros contaminando todo lo que tocan.

Cucaracha oriental (Blatta orientalis)

Cucaracha rubia (Blatella germánica):

Color marrón y de 10 a 15 mm de longitud. Tiene alas aunque atrofiadas pero puede escalar paredes. Las hembras llevan la ooteca (una especie de “saco de huevos”) pegada al cuerpo que sueltan cuando finaliza la incubación, proceso que suele durar un mes. Estas “crías” se convertirán en adultas a los tres meses. Cada ooteca puede dar lugar a más de 50 de estos “bichitos”.

Es una plaga muy conocida en el sector de la hostelería encontrándose comúnmente en las cocinas y más concretamente en motores de máquinas como por ejemplo la cafetera, por ello también se las conoce como “cucaracha del café”. Muy contaminante debido precisamente a sus hábitos poco higiénicos pudiendo dar lugar a intoxicaciones de transmisión alimentaria.

Cucaracha rubia (Blatella germánica):

Cucaracha americana (Periplaneta americana):

Especie muy cosmopolita, de color marrón rojizo y de tamaño muy superior a las anteriores (Aprox. De 25 a 40 mm). Se suele encontrar en zonas de mucha humedad y realizan pequeños vuelos. En España se encuentran principalmente en el arco mediterráneo donde casi ha sustituido a la Blatta orientalis.

Cucaracha americana (Periplaneta americana)

Chinches de cama (Cimex lectularius):

De 4 a 5 mm. de longitud, forma oval y aplanada, con patas bien desarrolladas, sin alas y nocturnos. El color varía de rojo a marrón. Pueden poner hasta 500 huevos en un periodo de dos meses. Se alimentan de sangre humana y se encuentran generalmente en dormitorios, escondiéndose en grietas, cabeceros, etc. Es una plaga que se creía casi extinguida pero está repuntando por ser fácilmente transportables de un continente a otro a través de ropa, maletas…

Pulgas:

Existen numerosas especies pero las que nos preocupan especialmente son: Pulga del hombre (Pules irritans), Pulga de perro (Ctenocephalides canis) y Pulga de gato (Ctnocephalides felis). Las tres son difíciles de distinguir y su tamaño se aproxima a los 3 mm. Todas ellas pueden picar al ser humano y curiosamente existen personas a las cuales prácticamente no les afectan mientras que a otras les producen “ronchones” y escozores difíciles de soportar. Pican generalmente en tobillos, piernas y cintura. Se suelen encontrar en zonas donde transitan animales, principalmente perros y gatos que en muchas ocasiones las portan por descuido de sus dueños al no realizar sobre ellos un eficiente control. Se pasan de un animal a otro y a su vez a las personas.

Pulgas

Pececitos de plata (Lepisma spp):

Han permanecido más o menos inalterados en el tiempo durante miles de años pudiendo llegar a ser considerados como un fósil viviente. Pueden  digerir la celulosa y por consiguiente llegar a nutrirse de papel. Su tamaño ronda los 10 mm. Necesitan humedad y acceso a agua. Son de hábito nocturno pudiendo ser vistos deambulando en nuestros W.C. Importante destacar que no “pican” a personas ni a animales.

Pececitos de plata (Lepisma spp)

HIMENOPTEROS (Avispas, Abejas y Hormigas):

En general este tipo de insectos son beneficiosos. Las medidas de control se justifican únicamente sobre la base de los problemas que puedan presentar en cada situación que suele suceder cuando avisperos y enjambres están localizados en lugares con proximidad a personas.

Las avispas, cuya especie más extendida en nuestras latitudes es la avispa amarilla (Vespula spp) pueden construir su panal en huecos de techos, fachadas e incluso en suelos. Suelen atacar si se sienten amenazadas.

Respecto a las abejas (Apis mellifera) y dado el gran interés beneficioso que tienen para el hombre, sólo serán eliminadas cuando supongan un peligro muy explícito para los ciudadanos al enjambrar en zonas con gran peligro potencial. Antes, se intentará por todos los medios recogerlas y trasladarlas  a su hábitat natural. Hay un gran número de personas que son alérgicas a sus picaduras a las cuales en casos excepcionales pueden provocarles incluso la muerte. De ahí la importancia de mantenerse alejados de estos enjambres y avisar a los servicios de salud de su ayuntamiento para su control.

La familia FORMICIDADE comprende numerosas especies de hormigas pero podemos distinguir claramente dos grupos. Las propias de jardín o campo y las que se han adaptado a vivir con el hombre alimentándose de su comida y ubicando sus hormigueros en edificaciones y estructuras. Pueden acceder al interior de edificios por grietas imperceptibles a simple vista. Cuando encuentran comida dejan un rastro químico para que el resto de hormigas de la colonia encuentren el camino del alimento.



ROEDORES

Una plaga de roedores (Ratas y ratones) puede suponer un considerable perjuicio económico pero también un peligro para la salud humana y animales domésticos. Se debe tener en cuenta que pueden transmitir enfermedades entre las que se incluyen: Salmonelosis, enfermedad de Weil, tuberculosis y otras. Por todo lo anterior resulta evidente la necesidad de un estricto control de este tipo de plaga.

Indicios de plaga de roedores:

Ruidos al correr por falsos techos, excrementos, olor característico, desperfectos que generan al roer para mantener sus dientes más cortos pudiendo causar mediante esta acción incluso incendios al roer cables eléctricos y envoltorios de alimentos rotos.

Si bien existen numerosas especie nos centraremos  en las más importantes y que con más frecuencia pueden encontrarse.

Ratón común (Mus musculus):

Cuerpo delgado y pequeño de aproximadamente 10 cm. Color pardo y orejas largas con la cola semidesnuda y tan larga como todo el cuerpo. Normalmente vive en exteriores pero puede trasladarse al interior de edificaciones principalmente en invierno. Alcanza su madurez al mes y medio de vida y su periodo de crianza se extiende durante todo el año. Si las condiciones de vida le son favorables pueden llegar a tener una camada cada 30 días lo que arrojaría un total de 150 crías al año. Su curiosidad a la hora de comer hace que mordisqueen muchos alimentos siendo responsables de numerosas contaminaciones de tipo alimentario.

Ratón común (Mus musculus)

Ratón de campo (Apodemus sylvaticus):

De pelaje marrón anaranjado en la cabeza y el lomo y una pequeña veta amarilla en el pecho. Miden aproximadamente entre 8 y 9 cm y la cola sobre 7 cm. Se alimentan principalmente de semillas e insectos. Esta especie de ratón no suele entrar en edificios habitados aunque en los meses de invierno pueden introducirse en almacenes y algunas veces en las propias viviendas.

Ratón de campo (Apodemus sylvaticus)

Rata marrón (Ratus norvegicus): 

Pueden llegar a medir hasta 25 cm. (sin contar la cola) y pesar hasta medio kilo. Su color varía de pardo a negro. Morro chato y orejas y ojos pequeños. Generalmente viven en madrigueras subterráneas siendo común encontrarlas en las redes de alcantarillado de las ciudades. Alcanzan su madurez a los 2-3 meses. En condiciones normales pueden llegar a tener hasta 7 camadas al año con una media de 10 crías por camada. Excelentes nadadoras con el olfato, oído tacto y gusto muy desarrollados.

Rata marrón (Ratus norvegicus)

Rata negra (Rattus rattus): 

También conocida como rata de los tejados, es predominante en climas cálidos. Algo más pequeñas que las anteriores, tienen el hocico puntiagudo y las orejas grandes. La cola es más larga que la cabeza y cuerpo. Son ágiles y pueden escalar paredes, no siendo frecuente verlas al aire libre. Viven entre dos y tres años.

Rata negra